GALICIAN CHILI CRAB

Dicen que el marisco gallego es el mejor del mundo y tradicionalmente la manera de cocinarlo era simplemente cociéndolo en agua salada. Poco a poco se fueron incorporando a guisos y arroces obteniendo unos resultados espectaculares de tal manera que no nos sorprendemos de ver un lubrigante con arroz, unas almejas a la marinera o una crema de nécoras. Pero el centollo, ¿con qué nos podemos imaginar el centollo? Al igual que de Galicia salen estos crustáceos para todos los lugares del planeta, de un rincón lejano nos hemos traído este Chili Crab en el que nos inspiramos para nuestra preparación. El plato fue creado en 1950 en Singapur y en poco más de medio siglo de existencia se ha convertido en una de las referencias de la cocina de Singapur, a pesar de que los vecinos malayos trataron de atribuirse el origen. Nosotros no nos vamos a atribuir nada pues para comenzar, utilizamos centollo en vez de cangrejo de barro como hacen en Asia y los ingredientes y la preparación de la salsa también varían. El marisco atlántico le dará unos aromas y sabores que, como en muchos países de Asia suelen copiar costumbres occidentales, cuando menos lo esperemos veremos latas de Galician Chili Crab “Made in Thailand”. Eso sí, no sabemos de dónde sacarán el centolla…

INGREDIENTES PARA CUATRO PERSONAS

1 Centoll@ de unos 600g aproximadamente

1 Cebolleta

2 Dientes de ajo

50 g de jengibre

100 g de concentrado de tomate

100 ml de zumo de lima

600 ml de caldo de pollo

1 Hoja de limonero en tiras

2 Huevos batidos y salados

1 Chile picado

Cilantro picado

Aceite de sésamo

ELABORACIÓN

Comenzamos cociendo el centollo en agua salada durante 10 minutos. Retiramos y dejamos atemperar. Por otro lado, en un wok cubrimos el fondo con aceite de sésamo y sofreímos a fuego muy bajo la cebolleta, el ajo y el jengibre muy picados. Cuando estén cogiendo color añadimos el concentrado de tomate, el zumo de lima, el caldo de pollo y la hoja de limonero. Lo dejamos reducir hasta que comience a tener textura de salsa. Mientras tanto. En un recipiente donde se pueden recoger los jugos, arrancamos las patas del centollo y las cascamos con unas pinzas. Preparamos el cuerpo desechando el aparato respiratorio (trozos triangulares) y lo partimos en cuatro trozos y con un martillo también rompemos el caparazón en tres o cuatro trozos. Para terminar, vertemos el recipiente con los trozos de centolla en el wok a fuego muy fuerte y removemos unos dos o tres minutos. Para terminar, sin dejar de remover añadimos los huevos, el chile (según nos guste más o menos picante)
y el cilantro. Retiramos del fuego en cuanto cuajen los huevos.

PRESENTACIÓN

En el mismo wok con un buen pan para mojar y unas tostadas. ¡Ah! Se nos olvidaba… y un buen montón de servilletas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies