¿PAELLA O ARROZ?

Recientemente, conversando con un amigo dedicado a la exportación de elaborados del cerdo ibérico, me comentaba que uno de los países que más importa esta gama de productos, si no el que más, es el Reino Unido. Me resultó difícil imaginar a un señor ataviado con un bombín y un cuchillo jamonero “dale que te pego” a un pata negra. Se me fue de inmediato esa imagen cuando puntualizó que la referencia estrella, la que más se vende, es el chorizo. Pero me apareció de repente el mediático Jamie Oliver enseñando a los británicos a crear polémica añadiendo esta especie de spanish sausage a la paella.

Como ya de por sí en el país inventor de la paella no nos ponemos de acuerdo de sus orígenes y menos en sus ingredientes, el establecer un debate con los ingleses entre paella y chorizo nos podría ocupar más de los 300 años que llevamos discutiendo sobre Gibraltar sin llegar a ningún acuerdo. Para evitar estos rifirrafes con un país que ni siquiera se aclara con el Brexit, hemos llegado a la conclusión de que en la chistorra está la solución. ¿Con o sin chorizo? Con chistorra.

INGREDIENTES PARA CUATRO PERSONAS

2 Dientes de ajo

1 Cebolleta

100 ml de tomate triturado

2 Alcachofas (opcional)

½ Conejo con su hígado

1 L de caldo de pollo

350 g de arroz

1 Chistorra

2 Sobres de azafrán

AOVE

Sal

Tomillo

ELABORACIÓN

Comenzamos dorando el conejo troceado y salado excepto el hígado a fuego vivo en la paellera con un poco de aceite. Reservamos el conejo y en la misma paellera ponemos el ajo muy picado y a continuación la cebolleta también muy picada a fuego suave. Cuando comience a ponerse transparente la cebolleta añadimos el tomate triturado. Removemos para que se integre todo bien. Ponemos los corazones de alcachofa limpios y troceados en el fuego al mínimo y sofreímos por espacio de unos 20 minutos. Añadimos la chistorra y cuando comience a dorarse ponemos el hígado machacado, los trozos de conejo y el azafrán. Añadimos el arroz, rehogamos durante un par de minutos y echamos el caldo muy caliente. Rectificamos de sal.

A los cinco minutos bajamos en fuego para que continúe hirviendo suavemente durante unos quince minutos más. Retiramos del fuego y dejamos reposar tapado con un paño durante cinco minutos.

PRESENTACIÓN

En la misma paellera con un poco de tomillo para aromatizar. ¡La polémica está servida!

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies