BOGAVANTE A LA BRASA

Hemos sacado nuestro querido lubrigante a la playa para que se dé su último paseo antes de que nos lo dé todo sobre las brasas. Por norma general los mariscos no suelen acabar sobre la parrilla aunque cada vez va siendo más habitual ver este tipo de preparaciones, de extrema sencillez. Como contrapartida a la cocción en agua, si le damos bien el punto tenemos mucha jugosidad y un interesante toque ahumado. En esta ocasión además le hemos aportado un aire francés con una mantequilla a la mostaza y hemos reservado las pinzas para otra elaboración. En resultado es espectacular y aunque nos daba mucha pena acabar con el bicho, ha tenido un sacrificio digno de reyes para el deleite de los comensales. Por nuestra parte, ha conseguido un puesto en el  “Walk of Fame” o “Paseo de la Fama”.

INGREDIENTES PARA DOS PERSONAS

1 Bogavante (lubrigante) de 500 g (a ser posible vivo)
100 g de mantequilla
1 Cucharada de mostaza de Dijon
Sal

ELABORACIÓN

Trabamos la mantequilla hasta el punto de pomada y la mezclamos con la mostaza.
Con un buen cuchillo cortamos el lubrigante longitudinalmente en dos, limpiamos el estómago, salamos y reservamos las pinzas.
Lo ponemos a la brasa sobre la coraza hasta que comience a tomar color y se vayan solidificando los jugos. Es el momento de darle la vuelta y ponerlo por la parte abierta hasta que esté un poco tostado. Entonces volvemos a voltear, pintamos con la mantequilla de mostaza, dejamos un minuto y retiramos.

PRESENTACIÓN

En esta ocasión lo pusimos sobre sal para que conservara su aire marino. ¡Espectacular! este lubrigante azul procedente de Mariscos O Grove.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies